Es la pregunta que nos hacemos todos los días al ver el mercado, cuya respuesta no es sencilla. Tengo varios años invirtiendo en los mercados financieros en donde he tenido buenos momentos pero también pase por momentos difíciles los cuales me sirvieron para aprender de mis propios errores. Finalmente toda persona que emprende un negocio o actividad nueva sabe que: La perseverancia logra que alcancemos nuestras metas y objetivos personales. Lo mismo sucede a las personas que incursionan en los mercados financieros.

Por teoría se sabe que para  tomar una decisión de inversión en estos mercados financieros uno debe apoyarse principalmente en dos formas de análisis:

– Análisis Técnico: es el estudio de un instrumento financiero, principalmente a través del uso gráficas, con el fin de poder identificar futura tendencias en el precio.

– Análisis Fundamental: es cuando se toma en cuenta  información financiera o macroeconómica para determinar  el auténtico valor de un instrumento financiero.

Si mi horizonte de inversión es de largo plazo, el análisis fundamental tendrá mayor importancia sobre el análisis el técnico. En cambio si mi horizonte de inversión es a corto o mediano plazo, el análisis técnico tendrá mayor importancia que el análisis fundamental.

Existen analistas de mercado financieros que opinan que el Análisis técnico no toma en cuenta el Análisis fundamental, es decir, todo ya está reflejado en el precio, por tanto es lógico darle mucha mayor importancia al análisis técnico. En la otra cara dela moneda, hay quienes no consideran el análisis técnico en su toma de decisiones de inversión al ser este una serie de herramientas estáticas en un mercado completamente dinámico día a día.

En mis comienzos en los mercados financieros siempre me guiaba del análisis técnico tradicional, hasta que luego de tener  pérdidas sustanciales me hizo dar cuenta que si seguía bajo el mismo enfoque  no podría generar rentabilidades de forma consistente en el mediano y largo plazo. En pocas palabras, el análisis técnico tradicional, busca identificar soportes y resistencias, conocer de indicadores, etc. Si bien es importante tener presentes dichas herramientas, estas no nos pueden garantizar rentabilidades. Son herramientas lineales en un mercado que es totalmente dinámico, en donde principalmente tiene como factor principal el caos. Piénselo bien, de pequeños dibujamos una lago en forma de circulo, nevados con una forma de triángulo, etc., pero luego nos damos cuenta que no son así, tanto nuestro mundo y el universo no siguen patrones lineales, nosotros tampoco lo somos, y somos nosotros quienes damos vida al mercado, por tanto, se puede concluir que el mercado no sigue patrones lineales. Este paradigma representa unos de los mayores retos para los inversionistas que empiezan a incursionar en los mercados financieros:

1-        Ven que el precio está en alza y automáticamente abren unan posición en compra.

2-        Ven una fuerte tendencia alcista que se ha sostenido durante un mes, buscan información en los medios y proceden a realizar una posición de compra.

 ¡Ambos errores nunca los comete un inversionista profesional!

Cambiemos un poco nuestra forma de ver el mercado

¿Si el mercado no sigue patrones lineales como puedo generar rentabilidades consistentes en los mercados financieros?

Recuerden, las herramientas tradicionales del análisis técnico forma parte de nuestra base para analizar los mercados financiero pero no me aseguran obtener ganancias consistentes en periodos más largos de inversión, por dar un ejemplo; antes de realizar una especialización en una profesión debo haber concluido la universidad y previo a eso el colegio ¿no? Se aplica lo mismo en los mercados financieros. Una de las herramientas del análisis técnico no tradicional que deberíamos tomar en cuenta es la Onda de Elliot.

La Onda de Elliot

El Principio de Onda de Elliott, sigue el comportamiento del precio mediante el estudio de los gráficos y de las ondas que forman, tomando como base de que el precio se mueve por ciertas variables y no de forma aleatoria, sino en determinados ciclos alcistas y de corrección de precio que nos pueden permitir predecir la evolución del mismo. Esta teoría no solo se enfoca en realizar un seguimiento al precio, sino que proporciona al inversionista un nuevo enfoque en donde uno se puede dar cuenta de que los mercados financieros se mueven por ciertas variables. En este punto, sale del paradigma del típico análisis técnico que no da importancia a los factores económicos o financieros que mueven a las personas a tomar las decisiones de inversión que generan las alzas y bajas en las cotizaciones bursátiles; esta Teoría si toma en cuenta dichas razones, siempre y cuando que éstas tengan un impacto en la parte emocional y psicológica de la masa inversora, pues al final son éstos los que realmente generan movimiento en los mercados financieros.

En resumen,  la Onda de Elliot le podrá dar la capacidad de generar una fotografía  general de dichas emociones.

middleImg

 

La primera onda se forma cuando un grupo menor de inversionistas coinciden en un mismo sentimiento de un cambio de tendencia, tanto a la compra o a la venta, dependiendo del momento. Cuando ésta onda muestra una alza (como en la gráfica), su movimiento en general no tiene mucha fuerza convirtiéndose en  la más corta de la secuencia de ondas alcistas.

La segunda onda  se da cuando en el mercado financiero se produce una toma de ganancias por la falta de confianza en la fuerza alcista de la onda anterior. Jamás se da el caso de que la onda 2 puede caer la totalidad de la onda 1.

La tercera onda nos da mayores oportunidades de generar rentabilidades importantes. Mayormente esta onda es la de mayor longitud y fuerza de las ondas alcistas y del ciclo, y confirma un cambio de tendencia. Para darnos cuenta solo basta observar la inclinación de su pendiente.

La cuarta onda es correctiva en donde el precio se llega a consolidar y sirve para un dar último impulso dando formación a la onda 5.

La quinta onda, es el último tramo alcista del ciclo en donde principalmente los inversionistas buscan alcanzar nuevos precios (los precios alcanzarán nuevos máximos/mínimos). Además no llega a tener la fuerza o la inclinación de la pendiente de la onda 3.

En un próximo artículo hablaremos de los tramos a, b y c, que principalmente son ondas de corrección de precios.